Sobre la poesía

 

 

Acerca de la poesía, en términos simplistas si se quiere, podemos comenzar diciendo que es un modo de expresión extraordinario, un mundo de extensas realidades en el cual nos adentramos a niveles del subconsciente de manera inusitada, que no muchos pueden percibir, decodificando distintas realidades.

  Etimológicamente podemos definir [Según la Real Academia Española] a la poesía como:

“Expresión artística de la belleza sujeta a la medida y cadencia del verso”. O

“Arte de componer versos y obras en verso”. O

“Gen de producciones del entendimiento humano, cuyo fin inmediato es expresar lo bello por medio del lenguaje, y cada una de las variedades de este gen”.

  En lo que a mí respecta esta definición aristócrata carece de profundidad, dirigiéndose por lo que entiendo, al arte compuesto de la pluma y el papel, solo de su transcripción olvidándose por completo de lo espiritual, del punto insoslayable de encuentro que cara a cara genera el reflejo del espejo cada mañana.

La poesía objetivamente es mucho más que un gran Gen de producciones o expresiones artísticas sobre lo bello de manera circunstancial, dado que el reconocimiento es meramente cromático juzgado por quienes en su mayoría y por lo general no han escrito ni una o casi ninguna obra literaria fuere cual fuere el género, dado que la madre de todo ditirambo es sin duda la poesía.

En lo que a mi respecta es un mundo imprescriptible por el cual llevamos una sublime forma de vida.

Siguiendo con el modus operandi de la Real Academia Española, podemos definir al Poeta como “El que compone obras poéticas y está dotado de facultades necesarias para componerlas” O “El que hace versos”.

Otra definición frívola carente de espiritualidad, dado que es a través de ello, de lo espiritual que la poesía fluctúa decodificando lo sublime de nuestras perturbaciones, de nuestras frustraciones, de nuestra fase de felicidad, de armonía…

  Recuerdo que el gran Escritor Oscar “Mempo” Giardinelli me dijo una vez a título personal que: “Una vez que nos convertimos en preso de la poesía estamos perdidos… porque ya no podremos nunca prescindir de ella”

Es por eso que nosotros no podemos prescindir de la poesía, ni ella prescindir de nosotros.

Como sabemos no es solo el acto decoroso de sentarse y escribir esperando que algo pase, en lo más mínimo.

La poesía es sucumbir al mundo inexpugnable de la sensibilidad en lo referente a los ensueños en el subconsciente de la mente que por lo general nada tiene que ver con la realidad consciente de cada persona.

Es sin duda el nexo - puente de comunicación sin fronteras, creadora del lenguaje sin perder sus insignias creando y conservando su esencia su origen. Todos nos identificamos a través de ella, madre creadora de toda tragedia épica, lírica, dramática,  hasta nuestros días.

  Aristóteles definía a la poesía diciendo que “Es propia a los seres dotados naturalmente para ella o bien de quienes están alcanzados por la locura: siendo los primeros lo alcanzan fácilmente por su disposición adecuada y plasticidad: y los segundos por el éxtasis poético del que están poseídos”.

 

“No te olvides jamás de quien te espera, hasta en los sueños verte llegar”

                                                                        

Es por eso que podemos comenzar desasnando algunos factores que incurren en la poesía, como lo puede ser: La descodificación, Punto de encuentro, Acto verosímil

 

·        La descodificación: en términos literarios se refiere a la traducción mental de la sugerencia espiritual, en la cual incurrimos como seres encarnados que somos diariamente, según nuestras intenciones (vibraciones espirituales) y limitaciones, es trascribir lo que en nuestra mente aflora de manera ordenada y armónica, desordenada y suntuosa.

 

·        El punto de encuentro: esta dado en la manera decodificadora de transcribir, es decir como punto de encuentro podemos utilizar cierta sintomática que poseamos a cada instante lidiando tanto de manera epistemológica[1] con el dolor o con la armonía

 

  Citando un caso emblemático, Borges utilizaba al principio de su primera época literaria como medio decodificador de sus emociones, como punto de encuentro, la tragedia como punto transversal de sus estados de ánimos

 

  

·        Acto verosímil: es el mero hecho del sentido, trágico, armonioso, que las vibraciones espirituales nos lleven, lo que estemos preparados para trascribir, en el hecho concreto de poder luego establecer un orden lineal y serio.        

  

 

Al arte de escribir: Podríamos definirlo entonces como el arte conceptual por excelencia, concepción espiritualista decodificadora con el cual mutamos sucesivamente nuestras múltiples personalidades y sensibilidades.

¿A quién no le ha pasado escribir sobre matices verdaderamente opuestos a la propia personalidad?

Aunque es innegable no poner algo de nosotros en cada poema, en cada cuento. Discerniré con Borges sobre el hecho de que ensayar un poema, no es en absoluto una magia menor.

Cierto es que no habrá lugar tan inmenso en apogeo del uso del atributo libertad como es el uso de una pluma y un papel, es en el único lugar en donde el espejo refleja constante su verdad

 

 “La sencillez o complejidad de las palabras está en la seguridad y educación del interlocutor y sus intenciones”

 


[1] La manera epistemológica está dada en el conocimiento que tenemos sobre nuestras emociones



Sobre la vida

 

 

Será, la que nos designara el camino de nuestra propia historia personal, será quien se encargue de dictar nuestra verdadera esencia, a través de nuestras intenciones, aceptando a la realidad, lo que conlleva a la aceptación de nuestra propia responsabilidad como estoica, asiéndonos eco de nuestras propias acciones: que no será más que lo que, pensemos, obremos y digamos.  

 


Sobre los sueños

 

 

Dependiendo desde siempre de la calidad de nuestras intenciones, han de ser,   Sucesos fantásticos: perturbadores o edificadores de la tangible realidad, es además donde hemos de encontrar refugio, (encontrándonos) o el mero hospicio de la muerte, que nos desnuda cada día frente al espejo, es en donde se encuentran nuestros deseos más profundos, nuestra verdadera esencia, construyendo a cada pasó, nuestra propia ignominia.


 

 

Sobre la mentira

 

 

Desviación del atributo inteligencia, la mentira no es más que una artimaña de la astucia, que signa por completo la presente encarnación, cargando aun más al espíritu, de modo sempiterno, de involución.

 
 


Sobre la realidad

 

 

La realidad, en contraposición a la apariencia, será la que decline la posibilidad de toda fantasía fantástica, no será más que la acción de lo tangible, acompañada de la cabida espiritual que a lo largo de toda nuestra vida, sentiremos, aceptaremos y luchemos, para que en definitiva evolucionemos o sigamos buscando el rumbo de nuestro destino espiritual otra vez. Dependiendo de la aceptación,  y de su responsabilidad.

 


 

Libros recomendados

Rayuela -
J. Cortazar
Ficciones -
J.L. Borges
La tierra màs ajena -
A. Pizarnik
Acerca de Roderer -
G. Martinez
Textos escogidos -
A. Artaud

Clasicos

La madre - Gorki
Teatro - Sofocles
El idiota - F. Dostoievski
Antologia - Agnatova
El proceso - F. Kafka
Editoriales

Bubok.com
Lulu.com
bookandyou.com
YoEscribo.com

Teatro:

Centro Cultural San Martín
(Sarmiento 1500)

Escuela de teatro
(Corrientes 1551)

Laura Silva
Tel: 15-6572-3601
(Salta 745)
Alternativa teatral.com.

Osvaldo Peluffo
Tel: 4957-8362
(Callao 84)

Centro Cultural Rigolleou
Tel:4256-2032
Mario 15-6461-3381

Radios

“Mate y Tiza” 98.1FM
Sábados 11-13hs
Tel. 4256-6239

Radio Ciudad AM1560
Morel Rojas
rojasmorel@yahoo.com.ar
Hoy habia 5200 visitantes (9942 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=