Un hecho acontecido hacia 1378

 

Soportando este dejo sutil del tiempo, no he podido evitar olvidar pequeños detalles, pero que de igual modo, no impedirán que transcriba con ansiado esmero y afanosa pluma lo sucedido.
He intentado situar el lugar para más datos, pero lo cierto es que extrañamente no existen documentos o tal siquiera rastros de su existencia, solo recuerdo a mi padre y a su padre hablar al respecto.

  -Solo recuerdo su nombre… -me decía- También recuerdo su pasividad, hasta tal desgraciado acontecimiento y Zerek quede enterrado en el olvido y la memoria solo de unos pocos…

Aun recuerdo su detallada expresión al legármelo y el ineludible temor del sobreviviente.

***

  -Cuando él murió, todo de repente se vio envuelto en una gran desidia…

Tiempo antes de que sucediera, encausadamente, le hizo prometer a su esposa, que cuando muriera lo enterrasen en el jardín trasero de su casa y dada pues la insipiente enfermedad que lo aquejaba, su esposa, fiel a sus palabras hizo caso a la tan ansiada suplica de su esposo. Fue entonces que cuando él murió su ataúd sufrió sepultura en el jardín trasero de su casa a unos pocos metros del zaguán, donde se lo podía encontrar sobre llevando los últimos momentos de su vida. Boniz era así mismo el hombre más rico del pueblo y ni aun así no pudo encontrar salvación a tal terrible mal, ya que la fiebre amarrilla acechaba con gran pavura y crueldad arrasando con la vieja Hungría como testigo, en pleno siglo XIV

 -Boniz estaba maldito, no había dudas…   -decían las voces del pueblo-

Había sido el único en el pueblo, en haber contraído la enfermedad. Lo extraño es que luego de unos meses de lo sucedido (No recuerdo cuantos) lentamente el lugar comenzó a transformar su esencia misteriosamente, hasta volverse en su totalidad infausto, sin tal siquiera vestigios de vida a su alrededor, ya que todo aquel que viviere cerca desaparecía inesperadamente.

Pocos decidieron quedarse para enfrentar al destino, ya que casi en su totalidad los habitantes habían decidido marcharse atravesando la frontera con Austria o hacia el sur atravesando las ciudades cercanas como Györ o Szeged, abandonando en muchos de los casos todas sus pertenencias materiales, quedando el pueblo casi desierto.

Tiempo después de que nadie quisiera habitar el lugar por poco más de una milla alrededor, sorpresivamente un hombre extranjero compro una de la viviendas aledañas al lugar del suceso, un hombre extraño por cierto, del cual nadie nunca supo ni su nombre, solo su heroísmo, un hombre rustico visiblemente teutón.

Días después de su llegada, -victima de miradas incisivas y de asedios-, al bajar al pueblo una tarde, un lugareño acercándose lentamente, le susurro…

 -Vendrá… vendrá y te matara al igual que a todos… la oscuridad es su aliada… desaparecerás… vete ahora que…

Bruscamente aparto al lugareño de su lado

 -Quien vendrá y me matara al igual que a los otros… no le temo a la oscuridad… quien anda dime… -dijo-

 -Boniz el espectro… vete ahora que puedes, no te demores...

Luego de un instante, el extranjero lanzo algunas risas y el lugar se vio en vuelto en un profundo silencio. Acto seguido miro fijamente los rostros y a los ojos de cada uno de los lugareños y se marcho.

  Inesperadamente el extranjero comprendió lo sucedido aquella tarde, la noche posterior, cuando habría de cumplirse el tan temido presagio

Fue entonces que comenzó a sentir una fuerte vibración que desquebrajaba cada rincón de la casa, hasta su desmoronamiento. Inmutable tomo entonces una poco explicable decisión, algo que ningún otro había osado en decidir antes. Enfrentarlo.

  Muy creyente, decidió arrodillarse en el suelo y rezar -a la vez que escuchaba su inevitable marcha- pidió por su alma y por el espectro

Al incorporarse vio su efigie también observándolo. Inmediatamente el extranjero en un hecho instintivo tomo una pequeña lanza de caza que tenía muy cerca de si, prendió fuego a su punta y con un movimiento rápido y certero, dio su lanzamiento en el lugar del corazón, provocando un gran estallido, cubriendo todo el lugar de una gran nube negra, más negra que la noche.

  El extranjero fue hallado muerto días más tarde igual que los otros, decapitado

La nube jamás se disipo, enclaustrándose sobre el lugar, una llana oscuridad. Fue  entonces que conjuntamente  todos los pocos habitantes que quedaban en el lugar decidieron aventurarse a la vieja casa (En donde ya tampoco se encontraba la viuda, muerta también hace tiempo) para irrumpir en la tumba de lo que alguna vez fue un Ser y poner fin a tan extraordinario suceso. Ya no había más alternativa. Luego de algunas horas de cavar, dieron con el féretro y al abrirlo solo hallaron cenizas y junto con ellas, la pequeña lanza de caza que conservaba aun aquel fuego en su punta.
Osadamente las cenizas fueron llevadas y arrojadas al río muy cerca de allí. Nadie más, supo alguna noticia referida sobre aquel extraño acontecimiento.
Solo se rumorea que los gemidos provenientes como soplidos cerca de las barrancas, es aquel que busca libertad.




                                                                                                                                                                                                                                                                Amanece 

 

La oscuridad y su apacible inflexibilidad, su asidero y sus alas.
-Mirad a su alrededor y comprobarais su poder, os digo cuidaros de su infortunio… -dijo la voz-
Observo su ápice, avanza, a lo lejos se escucha una suave risa. El rostro enmarañado por los años y luego el silencio, mis huesos arden, escucho el ruido de la lluvia que golpea sobre el techo, escucho la fusión de la masa que se produce al rozarse dos nubes, su luz me atraviesa la órbita de los parpados, iluminando las paredes blancas y la cruz. El tiempo y su inexorable retroceso, han marcado su huella, El pantalón cortito, mi rostro y su inocencia con aquella marcada rigidez que ya no recuerdo. La década del setenta y sus testigos, sus Madres y la Plaza. Luego las Islas. El gol del Mandinga Percudani y las banderas, los malditos puños apretados buscando justicia  y otra vez la Democracia y la Copa.
Y al destino que una mañana me cruzo contigo, dando paso a la verdad dando cuenta de ello, tus cabellos revoloteados sobre la almohada y esas promesas que tú nunca sabrás pero que he cumplido, gozando, también de aquella incandescencia de tus ojos, de la sobriedad de tu rostro y de tus manos cálidas abrigándome, de la lucha en tu vientre sobre llevando cada inevitable riesgo, que daban también, el paso de los años dejando atrás lo temores convirtiéndose en verdad la eternidad contigo al lado mío y comprobando te juro que comprobando.
Ya no recuerdo de todos quien he sido… el tiempo es solo material.
-Inmediatamente vuelo a la realidad- Al fuego y su estampida, al dolor y los gemidos. Siento la presencia de cientos de espíritus esperándome. He cortado el cordón… He abandonado por fin la materia... Y tú al lado mío… Perdóname… Por favor perdóname. 

Accidente fatal (Rosario)

Agencia TELAM 

Accidente fatal en la ruta 8. Un auto y un micro de la empresa “Cava” colisionaron rumbo a rosario cercano a las tres de la madrugada de hoy, fuentes afirman que el ómnibus en el que viajaban cincuenta y dos personas había sufrido desperfectos técnicos que había ocasionado que dicho trasporte quedase sin luces y a la deriva en pleno camino. Ambos colisionaron de frente, dejando como saldo tres muertos y dos heridos de suma gravedad, el chofer Carlos Arias y su acompañante Martín Catania, murieron al instante, mientras que el conductor de la camioneta Mercedes Bens 4x4 Ernesto Farías quien al momento del hecho sufrió extensas que maduras en el noventa por ciento de su cuerpo de alta gravedad, fue trasladado al hospital Santa Lucia por personal de bomberos que se hallaba en el lugar donde dos horas después falleció, Junto con los otros dos heridos que a estas horas se recuperan favorablemente en el mencionado nosocomio…

 



Enigma

 

 


 

Al entrar a la casa percibí algo extraño, si bien todo sigue igual, el paso del tiempo se hace inclemente y mi cuerpo se resistía a caer. Cada cosa en su lugar, la sala vacía, el cuarto oscuro y las paredes blancas. La luz de un relámpago ilumina el lugar atravesando todo a su alrededor. El lugar mostràbase de una mesurable tranquilidad. Aun recuerdo su sonrisa, su voz al nombrarme. Decidí pasar la noche allí, pues la intensa lluvia me impedía salir y de ninguna manera me arriesgaría ante la poca visibilidad y la dificultad que representa cruzar estos caminos de tierra cada vez que ocurre un aguacero. Sentado en uno de los sillones principales de la sala, recostado del lado izquierdo junto a la chimenea, en la compañía de un Whisky, bajo una luz tenue, volví a mirar el lugar…

 

 

 -El silencio atormenta… -pensé- de inmediato insistí en la seguridad del lugar todo estaba en perfecto orden, no quería que el lugar volviese a parecer desierto. Al voltear a la derecha enfrente de mí, inmutable, el porta retratos que cargaba su rostro observándome. Me acerque y al tomarlo las imágenes se repetían instantáneamente volviendo en cada detalle… y luego los títulos  

 

 

“Brutal muerte en el Carmel”

 

   

 

 

Un hombre y una mujer fueron hallados muertos ayer por la tarde en el Carmel, un conocido lugar de casas Quitas. 

 

La mujer identificada como Claudia Díaz y el hombre como Javier Ordóñez, ambos de veintisiete años de edad, fueron hallados muertos de varios disparos de bala, en total cinco, todos ellos letales. Cercanos a las 5 de la tarde.

Julián Andrada, implicado como el principal sospechoso y presunto asesino de las victimas –dado que fue quien había realizado la denuncia y era sino el único en el lugar- Fue apresado de inmediato por personal Policial visto en el lugar de los hechos. Dichos cuerpos fueron hallados completamente desnudos en uno de los baños del lugar, los informes médicos constataron inmediatamente que previo al hecho habían mantenido relaciones sexuales lo que ocasiono, según fuentes policiales, la ira del sospechoso y los asesinatos posteriores, por quien era el marido de una de las víctimas. 

Deje el retrato donde se encontraba… volví a mirar el lugar… increíblemente el tiempo aquí no ha pasado… -repetí- 
-El tango tenía razón... veinte años no son nada che… 

El principal acusado del crimen del Carmel Julián Andrada fue sentenciado ayer a veinte años de prisión. Concurrentes al Juicio afirmaron que aun se encontraba en un delicado estado emocional, al dictaminar las pruebas del hecho que no mantenía control alguno de sus acciones...
 -Me he vuelto loco… -repetí-

 

Volví a mirar el retrato… luego de un último vistazo arroje el cuadro al fuego y mientras se consumía lentamente volví a pensar…

 -Ah… lo hubiese hecho de todos modos… lo hubiese hecho… Solo que se me adelanto… solo eso…

 

 

 

Infortunio

 




No había tardado mucho, de todas maneras me dirigí de prisa hacia la casa de Iván, faltaba ultimar pequeños detalles para el golpe. 

Mientras viajaba la ventanilla del 60 hacia constitución mostràbase como una sutil pantalla (Llueve) Ana se había marchado hacía ya tiempo, después de todo no era más que un fracasado y el amor no bastaba (Sonreí) Mi madre había muerto hacía cinco años -el corazón no le bastó-. Mi padre… a mi padre lo conoceré seguro en otra vida… seguro. Luego de una hora de viaje baje en la Terminal. Al momento me dispuse a caminar en dirección al bajo, San Telmo conserva aun, el dejo sutil de la historia. La soledad solo atormenta por las noches… 

Al llegar toque a la puerta y rápidamente contestaron.

-Pasa vamos…
Inmediatamente me arrojo la foto del tipo que había que quemar.

Este cerdo era Augusto Soria, un teniente retirado que había participado activamente en los 70’ fue quien en definitiva, había torturado hasta el hartazgo a Don Juan.
-Veinte años de sufrimiento, de lucha, de deseo y al fin llega, todavía guardo en las pupilas como ese hijo de puta, le pego el último tiro y mi vieja se moría en la Plaza -me decía-

Una carta recibida hacia veinte días atrás nos revelo el paradero de este remedo de ser, la carta no poseía remitente y estaba firmada por un buen amigo.

 

“Iván la búsqueda llego a su fin 

Viamonte 356 4piso dpto3 

Atte. Un buen amigo”  

 

La carta estaba confeccionada con silabas y consonantes de diarios y revistas cuidadosamente cortadas. Al principio, como era de esperarse, pensé que se trataba de una broma, pero el fuerte convencimiento de Iván tiraba por la borda toda aquella sensación. Había parado de llover.

 

Inmediatamente nos dirigimos hacia el lugar. Mi labor consistía, tan solo, en un pequeño acto… No tenía nada que perder ¿o sí? Al llegar recordé otra vez a Ana, como en los últimos tres años, la suma total daba 1095 días de olvido. Imagine por un instante, una vida, un hijo, un nieto. Mis ojos se perdieron al final del pasillo, estaba oscuro, por un momento tuve el instinto de seguir hasta allí, pero inmediatamente volví a la realidad. Luego de un momento toque a la puerta… 15 años de cárcel en Olmos y la condena social se habían encargado de la justicia (Solo faltaba una pequeña parte). Fue cuando Iván apareció detrás de mí, solo nos miramos por un instante… solo un instante… La automática nueve milímetros y el silenciador se hicieron cargo del resto. Lo observamos por un instante… 

 -Se acabo vamos… no van a tardar en encontrarlo…

 Al voltear Iván había huido y por un acto miserico de piedad, me arrodille ante el, la frente aun se encontraba caliente. Y al levantar la vista…

Un año después supe que Iván había muerto, víctima de una fuerte depresión… (Tiempo más tarde se había enterado del aquel infortunio) Falta de merito dicto el juez, dado que descartaron todo tipo de presunciones, debido a que no hubo ningún factor emotivamente que llevara al acusado a pertrechar el asesinato, de Ernesto Farías Gomes, sito en domicilio de origen, Viamonte 356 3piso dpto3, tampoco el arma. Y del final del pasillo los gritos…

 -No lo hice… te juro que no lo hice… iba a verte… te juro que iba a verte… Ana... Ana... No lo hice... mientras apoyaba su mano en mi rostro muy suavemente… Fue quien había dado aviso a la policía, mientras me reconocía junto al cadáver.

 

 

 

 

Morbo

 

 

 

 

 

La mansión poseía una arquitectura pintoresca. Era de una estructura semicircular. Conformaban su espacio interior sesenta y ocho habitaciones, con amplios hales, que hacían las veces de vestidores entre una y otra habitación. Todo en ella pertenecía al siglo XIV. Frente a la entrada principal se encontraba, una gran fuente con una estatua de un Cupido, realizando algún paso de ballet que no reconocí, tirando chorros de agua que caían en la redondez inferior de la fuente. Estas eran las imágenes que de manera confusa pude divisar.

Momentos después comencé a escuchar, primero jadeos que a medida que avanzaba se fueron transformando en gritos de excitación. En uno de los mencionados hales, un hombre de contextura más bien gruesa, musculoso, blanco de mediana estatura, estaba, con su pene erecto dentro del culo de una mujer, también blanca, de mediana estatura, dueña de unas facciones de ángel y de unos pechos hermosos. 

El hombre la montaba a gusto, realizando una gran fuerza en el frico, dominándola por completo, tratándola como lo que era, un objeto. Saciándose de cada rincón de su delicado cuerpo. Ella sumisa se dejaba subrogar y corromper. Atenta, todo en ella se prestaba para más, era insaciable a pesar del dolor, dando prueba de ello, el segundo hombre que instante después entro a la escena para ocupar al mismo tiempo su otro orificio principal con más bestialidad, todo en un momento pareció una batalla, se disputaban la propiedad del objeto hasta las últimas consecuencias, en vista de la fuerza con que la envestían y se miraban. Luego desperté.    

 

 

 

 

Hermandad

 

  

 

Solo escuchaba el canto certero de guerra, al cual se unió, como si fueren esos gritos, lo último que decir… -Vamo’ vamo’ independiente… yo te sigo hasta la muerte… ponga huevo independiente que tenes que ganar…

No había otra cosa. Salió del estadio exultante de alegría, ya que le había ganado a Racing –su clásico rival- por dos a cero. No existía otra cosa, otro propósito que no sea ganar el duelo del barrio como sea, de la forma que sea a cualquier precio. Después de todo, esas pocas emociones era lo único que conservaba. Nunca fue muy popular con las mujeres por eso de ser cabecita negra y pobre, pero pobre materialmente, ya que espiritualmente tenía infinidad que dar –pobre de aquel que muera sin conocer el amor de una mujer… -decía-. Laburaba por quinientos pesitos en la panadería de Don Cacho como peón, limpiando con mucho ímpetu la cuadra. Era solo, ya que vivía en la vieja casita de sus viejos, (un poco más derruida por los años) que heredo de buena fue al pasar los veinte años de expropiación, -Murieron de viejos que eran nomas… –me dijo un día- La verdad que para mí siempre fue un pibe bueno, generoso, bondadoso, nunca se metía con nadie, siempre tenía algo que compartir, cuando no cobraba a tiempo en lo de Cacho y Juan el almacenero no quería darle más fiado, hasta no cancele la deuda del mes anterior, siempre tenía un pancito de días, guardado en algún cajoncito. Yo estaba tirado me acurdo y me dijo con vos prolija, -queres un poquito, lo compartimos… No me olvido más de eso, jamás me voy a olvidar. Llego a terminar séptimo grado, ya que, abandono poco tiempo después el estudio secundario, no quiso saber más nada después del segundo o tercer día, cuando la pelotudita de Mariana le dijo que no tenia chances de nada por ser cabecita negra, feo y pobre. –Yo no quiero sufrir más… -decía-  si yo ya sé que nunca voy a llegar más allá… -lo escuche decir- no necesito que venga una minita así toda petitera como vos que tiene todo servido a decírmelo… -sentencio- y dejo, más tarde me entere que de todas formas no hubiese seguido, por más indiferencia que le hubiese dado a aquellas palabras. Todo en él era distinto, jamás se lo iba a ver de noche o en alguna una esquina escolaciando. Hacía mucho que no lo veía, escucharlo después de tanto tiempo fue algo especial, no sé, fue una alegría inmensa, no sabía que tenía tanta afinidad con el negro –como cariñosamente le decía- tanta hermandad, fraternidad, todavía no sé cómo decirlo, pero lo importante es que lo sentía mi hermano. Merecía sin más, todo mi respeto y admiración por haberla luchado tanto, manteniéndose indemne ante tanta adversidad, cuando lo escuche que pasaba por mi vereda cantando, coreando aquellos canticos de guerra, quise salir afuera para abrazarlo y decirle -hermano, todo bien, estas bien… pasa acá conmigo, vamos a tomar unos mates… Salí afuera, cedió media vuelta por el ruido de mis pasos y me miro, inmediatamente hizo una mueca burlona –viste, otra vez le ganamos, hijos nuestros morirán… Me pare sin decir nada.   –Haber cuando me invitas a tomar unos verdes  -me dijo- pero no creo que lo hagas, nunca nadie lo hizo y menos vos que justo sos de Racing -y se rio- Yo solo lo observe. Nos vemos amigo que termine bien su día –repitió- Finalmente mis labios articularon palabras, -no queres pasar, en la mesa hay un plato esperándote… -le dije-

Ahora el que me observaba sorprendido era él, jamás imagino esa reacción, esas palabras, ese acto de hermandad. –Es que… que… enserio… no se… de verdad me lo decís… mira como estoy, recién vengo de la cancha, estoy con olor a cabecita negra…  -de repente comenzó a llorar-

Te espero, le respondí, te espero… –mientras decidí acompañarlo para su casa, no sea cosa que siga pensando que fue una broma y no quiera venir- 

Libros recomendados

Rayuela -
J. Cortazar
Ficciones -
J.L. Borges
La tierra màs ajena -
A. Pizarnik
Acerca de Roderer -
G. Martinez
Textos escogidos -
A. Artaud

Clasicos

La madre - Gorki
Teatro - Sofocles
El idiota - F. Dostoievski
Antologia - Agnatova
El proceso - F. Kafka
Editoriales

Bubok.com
Lulu.com
bookandyou.com
YoEscribo.com

Teatro:

Centro Cultural San Martín
(Sarmiento 1500)

Escuela de teatro
(Corrientes 1551)

Laura Silva
Tel: 15-6572-3601
(Salta 745)
Alternativa teatral.com.

Osvaldo Peluffo
Tel: 4957-8362
(Callao 84)

Centro Cultural Rigolleou
Tel:4256-2032
Mario 15-6461-3381

Radios

“Mate y Tiza” 98.1FM
Sábados 11-13hs
Tel. 4256-6239

Radio Ciudad AM1560
Morel Rojas
rojasmorel@yahoo.com.ar
Hoy habia 5200 visitantes (9943 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=